/* Codigo para active link en menu */ /* Codigo para igualñar alturas blog posts */
El documento aglutina conceptos, definiciones, marco normativo, delitos, agentes, enlaces a protocolos y subraya además varios retos.

La asociación Opciónate ha puesto a disposición pública en su web los contenidos del ‘Mapa de recursos y acciones para la prevención, atención y respuesta ante las ciberviolencias machistas’, documento que aglutina conceptos, definiciones y tipologías, además del marco normativo, los delitos tipificados asociados a estas situaciones y los principales agentes e instituciones que trabajan en este ámbito en el mundo, España, Canarias y Gran Canaria.

Dicho mapa fue resultado de una de las fases del proyecto ‘Ciberviolencias machistas: un análisis de la realidad actual en Gran Canaria’, que dio lugar a su vez al ‘Informe de la investigación Ciberviolencias machistas: un análisis de la realidad actual en Gran Canaria’. Este último es fruto del análisis de los resultados de una encuesta digital entre mujeres de Gran Canaria con más de 330 muestras, entrevistas en profundidad a víctimas de la ciberviolencia machista y un grupo focal con representantes de instituciones locales, insulares, regionales y de entidades locales.

La iniciativa contó con el apoyo de la Consejería de Igualdad del Cabildo de Gran Canaria dentro de su estrategia para fomentar la igualdad por razón de sexo, orientación sexual o identidad de género y permitirá obtener datos concretos sobre líneas de prevención y actuación, así como de las necesidades para afrontar el problema con mayores garantías en el territorio insular.

El ‘Mapa de Recursos sobre la Prevención y Atención a las Ciberviolencias Machistas’ recalca que la tipología de conceptos ligados a este problema social “se amplía en la medida que evoluciona la tecnología” y que “es importante destacar que en un mismo acto de violencia se pueden combinar varias de las agresiones descritas lo que contribuye a incrementar el impacto sobre la víctima”.

En esta misma línea, el documento destaca la existencia de “grandes retos” a la vista de que “pese a que las normas van adaptándose a las nuevas realidades, en la práctica las tecnologías digitales evolucionan a un ritmo que va muy por delante”.

Asimismo, el mapa resume la normativa básica internacional, en el ámbito de las Naciones Unidas, de la Unión Europea y el Consejo de Europa, así como la española y regional canaria. También pone de manifiesto que el Código Penal “contempla una serie de delitos que castigan algunas de las formas de ciberviolencia, aunque no todas ellas”.

Las entidades públicas y privadas que se enumeran se distribuyen entre el ámbito internacional (sistema de Naciones Unidas, instituciones europeas y sociedad civil), el nacional (institucional académico, sociedad civil y medios de comunicación) y el canario (instituciones, asociaciones, sistema integral de prevención y protección a víctimas de violencia de género y protocolos de ámbito escolar).

Finalmente, el documento hace referencia e incluye enlaces a los principales protocolos nacionales y a los recursos documentales, guías y herramientas y que completan este trabajo, concebido para su difusión general pero especialmente ideado y desarrollado para resultar de utilidad para cualquier particular o entidad que deba abordar investigaciones, protocolos, proyectos o incluso situaciones directamente relacionadas con esta lacra.