/* Codigo para active link en menu */ /* Codigo para igualñar alturas blog posts */

El webinar sobre ciberviolencias machistas de Opciónate recalca la importancia de crear redes para una resistencia desde dentro

Las conclusiones del webinar ‘Ciberviolencias machistas’ organizado por Opciónate con el apoyo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria señalan que es necesario visibilizarlas, además de recoger datos para elaborar estadísticas y lograr una mayor formación e información. También se subrayó la importancia de mejorar un marco legal muy fragmentado y poco accesible, de destinar más recursos especializados para acompañar y dar soporte y, sobre todo, aprender de las buenas prácticas y generar redes colectivas ciberfeministas para crear conciencia y resistencias desde dentro.

La cita celebrada del 17 al 19 de noviembre de 2020 contó con la participación de especialistas con con un importante bagaje en la investigación de las ciberviolencias machistas. En su inauguración, la concejala de Igualdad y Diversidad de la capital grancanaria, María del Carmen Reyes, señaló desde la Casa de Colón que “lo que no se nombra no existe”, de ahí la importancia de sacar a la luz investigaciones que arrojan resultados desoladores, pues la violencia en línea contra mujeres y niñas es habitual y altera gravemente su cotidianeidad en el uso de las tecnologías.

Andrea Momoitio de Píkara Magazine explicó que “el traslado del discurso feminista a las redes ha sido un importante desembarco y como toda filosofía de transformación tiene una respuesta virulenta”, supone por tanto una respuesta a los códigos de género existentes y solo cambia el canal donde se ejercen las violencias machistas.

El webinar resaltó también, a mayor interseccionalidad del discurso, la violencia que se ejerce se multiplica y se radicalizan las agresiones y que la autocensura es la más común de las secuelas de las mujeres agredidas y también conduce a dejar de hacer uso de las tecnologías de relación, información y comunicación (TRIC) como las denomina Estíbaliz Linares, doctora en el Programa de Derechos Humanos: Retos Éticos, Sociales y Políticos por la Universidad de Deusto, en aras de cuidarnos y lograr una vida libre de violencias.

Por su parte, la abogada penalista Laia Serra se refirió al “terror digital” como mecanismo de control que también se apodera de las herramientas digitales, haciendo culpable en el imaginario colectivo a las mujeres victimizadas, lo que trae consigo parálisis e impotencia por no poder actuar al no existir recursos para la atención y reparación, así como la imposibilidad de borrar el contenido que queda de manera permanente en las redes. Además, amplió el foco haciendo referencia a los operadores de plataformas y la necesidad de interpelarlos para que adopten las medidas de protección necesarias.

Los resultados de la encuesta de las ciberviolencias machistas en línea presentado por Eva Cruells, cofundadora de Donestech, analiza las estrategias de respuesta mayoritarias que las mujeres que sufren ciberviolencias adoptan y su efectividad. La gestión digital personal y cuidados son aquellas de mayor efectividad, y sin embargo documentar o investigar los hechos, así como denunciar o reportar a las plataformas, son las que han tenido menor efectividad o incluso empeorado la situación.

Son por tanto los cuidados colectivos y personales a nosotras mismas aquellos que ayudan a la reparación y apoyo. Las respuestas externas de protección, tales como servicios de atención o mecanismos estatales y judiciales no dan soluciones adecuadas, la respuesta penal es además de difícil encaje con una legislación fragmentada y lenta. Cruells avanzó que desde el movimiento colectivo Donestech y de la mano de Laia Serra se está desarrollando una aproximación a un marco legal más amigable que lo haga accesible e invite a la denuncia de los actos de ciberviolencias machistas.

Y como puso de manifiesto Orlagh McCann, del equipo técnico de Naciones Unidas, el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia en cualquiera de sus formas como derecho humano se reconoce en el Convenio de Estambul del Consejo de Europa de 2011, aunque queda que los estados tomen conciencia de la necesidad de políticas públicas.

En breve estarán accesibles como píldoras informativas un resumen de todas las intervenciones. Si estás interesada en las ponencias completas, contacta con nosotras a través de info@opcionate.com.